miércoles, 21 de febrero de 2018

Recuerdos

Una historia, de Lincesa.....


Hola a todos, ciertamente sólo me sacan del abandono del Blog algún que otro "achuchón" de amigos que me recuerdan que lleva mucho tiempo criando telarañas. GRACIAS.

Esta es la historia, o más bien, el relato corto de un intenso encuentro. Hace ya de ello tres años y fue gracias a la insistencia de un buen amigo. Ya había ido por la zona unas tres veces con ningún éxito,  de nuevo el teléfono y de nuevo la insistencia, las dudas y el NO, siempre por delante. Excusas y hasta luego. Pero sin duda, la imagen de que puede que un día se me apareciera este soberbio animal....... ¡vale!.... Vuelvo a llamar y le comento, ¡Mañana estoy alli!.....  Que le vamos a hacer, una cuarta vez y la última, además es otro sitio, no bueno y quien sabe.... Nos encontramos por la tarde, le echamos unas horas de espera y nada, lo habitual... CERO...... Cañas, charla, cena, tertulia, ¡sin duda estas son las cosas que te hacen disfrutar! y a la cama. Mañana será otro día. 
Me veo solo, sinceramente, sin ninguna Fe y mirando el reloj, los minutos pasan, se pasa la Luz y la desesperanza se adueña de todo pensamiento.... Otra salida vana y de nuevo a casa con la tarjeta vacía, como las ilusiones que se van apagando..... El lugar no puede ser más horrendo, ni siquiera hay otras cosas en las que entretener el dedo, ni la vista, ni na......
 ¡Coño!....¡No puede ser!...... ¡Joder, joder, joder!..... 
Lo siento, pero creo que fue aún peor.... Indescriptible es lo que se siente y no se puede transcribir, pero se me erizó el vello, fue tremendamente emocionante..... No estaba nervioso, pero sí incrédulo total y muy muy emocionado, verla allí tumbada durmiendo e inamovible me produjo una sensación increíble. ¡Llevaba allí todo el tiempo y había pasado de mi presencia!, solo el leve movimiento de una oreja, me hizo verla por el rabillo del ojo.....  Comencé a hacerle fotos lentamente y muy poco a poco, aproximándome un poco cada vez y ella pasó completamente de mi, nos separaba un pequeño barranco pero la tenía a unos ocho metros de mi. Tranquilamente se fue desperezando, atusándose y cuando le apeteció  se marchó debajo de otros lentiscos donde quitarse de encima al pesado que aún no había cerrado la boca. Ella se quedó y yo me marché sin creerme lo que me había pasado. Este fue mi primer encuentro con esta belleza de animal, desde entonces ha habido algún otro, pero desde la la distancia y ni por asomo algo similar.  Ni que decir cómo fue la reacción de mi amigo, que estaba trabajando y me vio la cara...... Pensaba que no lo había conseguido y cuando me cogió la cámara me ahorro todo lo que me digo..... 
Dedicada a ti amigo.
Os dejo las imágenes que siempre son mejores que mis tostones...
Como siempre besos y abrazos a espuertas y como siempre, tengo más y no creo que mejores....


Entreteniendome......


Siiiii ...... ¡Dormitando!......


¡Al borde del infarto!





¡Tan tranquila!.....








Pues eso....





Su mejor arma, ¡el mimetizaje!...








Fue un inmenso placer.... GRACIAS.

8 comentarios:

  1. Una foto, una historia, ... eso gusta Jose Manuel. Bonita serie amigo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por pasar y comentar, me alegro que te guste. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Enhorabuena! Menudo lujo, posando y todo.
    Un abrazo

    Paco ZS

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por esos buenos momentos que te encuentras y disfrutas, José Manuel.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, muchas gracias por pasear por aquí. Siento no haberte contestado antes. Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. Una suerte muy merecida, cómo no, el que la sigue....., me pasa a mi y me da algo. Bien aprovechado el momento, muy buena serie!!!. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Carlos, pues habrías hecho lo mismo y seguro que mejores fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Invernales en Segovia.

Hola a todos, a principios de mes disfruté, de lo que era el comienzo de la primavera, aunque más bien fueron unos días de los últimos cole...